Sueños de jabón

La imaginación es tan poderosa que una imagen de un futuro prometedor se puede convertir en realidad, cuando eso pase hay que estar muy preparados y no dejar de soñar con ese momento, aunque se esté viviendo. Los momentos son fugaces, una vez que suceden no vuelven y los sueños son como burbujas que se van haciendo mas fuertes, pero en un inicio fácilmente pueden reventarse. Asi que a creer para hacer de esa burbuja de jabón, una burbuja de acero!

Un corazón con estilo

Hay algo misterioso en un corte de pelo, es como si el solo hecho de cortarlo provocara un gran cambio no solo exterior sino interior. Aunque el proceso puede ser inverso, quizá interiormente vivimos un cambio que queremos expresar en el exterior.Esta noche me cortaré el pelo, porque quiero enfrentar la vida, porque quiero ser mas valiente, porque me siento distinta, porque esta soy yo, porque hoy mesiento libre. Voy a realizar mi acto se rebeldía, tan solo espero que me quede bien y por sobre todo adquiera el mejor estilo de todos: el de mi corazón.

Realidad

Cuando entré a esa pista de hielo lo supe, las imagenes hermosas de mi mente en las que patinaba sin dificultad alguna, solo eran eso, imagenes mentales. Mis espectativas estaban muy elevadas y creo que tenía demasiada confianza en mi, en que lo haría bien.

Hasta que luego de muchos intentos logré realizar un par de movimientos, sentí la satisfacción de lograr hacer algo gracias a mi esfuerzo, gracias a no perder la fe ni la confianza en mi y en la vida. De pronto la realidad fue mas emocionante que mis imagenes mentales

Se que volveré algún dia a patinar, se que cada vez lo haré mejor, lo disfrutaré mas y amaré mas a la realidad.

Queda esta canción

No sabes cómo duele

Tenerte en mi memoria

Si ya me has hecho a un lado

Porqué no te olvido.

Y aunque te quiera

En mi vida otra vez

Tú no volverás más

Qué le voy a hacer

No mereces este amor,

lo guardaré en mi corazón.

Él nunca más verá el sol,

pues con candado se cerró.

Y aunque ya se terminó,

Al menos queda esta canción

“El espejo”

Después de días y noches deambulando por ese patio extraño y alucinante, encontró un ser de su misma especie justo frente a el. No solo eso, se movía como el a cada momento…,no lo podía creer, como estaba ocurriendo eso?. Al cabo de un tiempo de incertidumbre, comenzó a observar al ser idéntico, hubo aspectos que no le gustaron como el color de su pelaje de cuerpo, distinto a los pelos procedente de su cabeza y que bordeaban sus ojos. Sin embargo, hubo algunos que le gustaron, quiso que fueran los que se notaran más como: el color de sus ojos y la luz de esa mirada, apasionada por vivir. Pasó el día mirándose, pero de pronto le empezó a incomodar aquellas cosas que no le gustaban, que no quería mostrar y no desaparecían, por lo que dejó de admirar la imagen.

Al mes siguiente el ser desapareció del lugar, de modo que el conejo se sintió extraño, él quería seguir observándolo y analizándolo, lo extrañaba. Cuando se reencontraron, éste estaba fuera de su alcance, a una altura excesiva para su pequeño cuerpo…deprimido dio un paso atrás para darse la vuelta, cuando sin previo aviso una mano lo alzó. El conejito se pudo observar, y esta vez disfrutó de la imíagen completa porque supo lo que se sentía su ausencia.

“Una taza de café”

Me quedé mirando esas piezas del rompecabezas que aún faltaba por unir. A una de las piezas solo le faltaba un lado que calzaba perfectamente con la pieza que yo tenía en mi mano, y si la colocaba el conjunto estaría completo. Esta pieza era muy distinta al resto, era de un color verdoso mientras que el conjunto era gris, pero a pesar de esta notable diferencia parecía que la pieza sabía algo que yo no. Por alguna razón dudaba de completar la imagen, así que decidí dejar la pieza a un lado para hacer mis cosas pendientes.

Al día siguiente me dio curiosidad, cuál sería la imagen que se formaría finalmente?. A la semana siguiente extrañé la posible imagen, porque durante estos días no volví a retomarla tarea, hasta que me senté frente al rompecabezas para terminar lo que empecé. Al tiempo que tomaba una taza de café busqué la pieza, no la podía encontrar, acaso se estaba escondiendo?, o yo no la podía ver?. Miré mi trabajo sin terminar con resignación, tomé un sorbo de café y dejé la taza sobre el rompecabezas. Ya entrada la tarde recordé que había dejado la taza allí así que la fui a buscar, cuando la retiré…la imagen estaba completa, esas piezas no podían estar separadas.